Tu amor devuelta/C34 Capítulo 34 Ayden
+ Add to Library
Tu amor devuelta/C34 Capítulo 34 Ayden
+ Add to Library

C34 Capítulo 34 Ayden

Después de aquella noche Patri volvió a quitarse el miedo, vuelve a ser la misma chica de antes, e incluso más ardiente de lo que era, insaciable, pasamos noches enteras haciéndolo, y a mi me encanta ya no tiene vergüenza, ya no tiembla, vibra bajo mis manos y mi boca e incluso se ha dejado hacer algo más por su culito y tengo ganas de que me deje enterrar en él.

Nos encontramos en la cama los dos, tengo ya dos dedos metidos en él, y espero que esta vez me deje meterme yo, las otras veces me ha pedido que parara. Estoy bombeando dentro de ella y la escucho jadear, siento como sus paredes se contraen y ella grita con su orgasmo.

- ¿Puedo seguir?

Ella asiente yo sonrío, esta vez quiero ver su cara.

- Date la vuelta, ponte al borde de la cama y apoya tus pies ábrete para mí cariño.

Meto el consolador dentro de su precioso coño, ella vuelve a jadear, me hecho bastante lubricante y vuelvo a introducir un dedo en su culito, ella está gimiendo por el consolador, y introduzco otro, juego con los dos dedos, su respiración está acelerada, sacó mis dedos y meto mi polla sin pensármelo.

Ella abre sus grandes ojos, está asustada, me quedo parado, esperando, muevo el consolador y con mis yemas toco su clítoris.

- Cariño, relájate.

Pero no le pregunto si quiere que pare, me muevo un poco, su cara sigue siendo de susto, no está disfrutando y yo no quiero eso.

- ¿Quieres que pare?

Ella no habla, no me contesta.

Aún dentro de su culito, toco sus pezones, siguen duros, bajo hasta si clítoris y lo toco con mis yemas, ella cierra los ojos.

- Abre los ojos, ni se te ocurra cerrarlos, ahí veré si disfrutas.

- Muévete.

- ¿Seguro?

Asiente, entonces yo empiezo a moverme despacio, escucho sus jadeos y aunque ha vuelto a cerrar los ojos sé que está disfrutando, subo el nivel del consolador que le introduje y ella gime más, empiezo a moverme yo con más rapidez, su culito está apretado y me está dando muchísimo placer.

- Estoy a punto. - Le digo.

Y sin más remedio llego me corro dentro de su precioso culo.

Ella vuelve a gemir, y deja caer sus piernas por el borde de la cama.

Nuestras respiraciones están aún aceleradas.

- Ayden, estoy muy mareada.

- Te traigo agua espera, no te levantes.

Le tapo con una manta.

Voy a la cocina y cojo un vaso de agua fría.

Llego a la habitación y la encuentro en la misma posición que la deje.

- ¿Sigues mareada?

Ella asiente, la apoyo en mi y le ayudo con el agua.

- Estas sudando.

- Tengo frío, y tengo ganas de vomitar.

La llevo al baño, y ella termina por echar la cena.

- Tenemos que bajar el ritmo que llevamos Ayden.

- Cariño...

- Lo sé, se que la mayoría de las veces te busco yo, pero el embarazo me tiene muy caliente, y tu me respondes cada vez que te busco.

- Es normal, si no te respondo asusta te, no te asustes, porque lo haga.

Ella me mira, reprendiéndome.

- Gracias por la colaboración.

Voy a besarla, y ella me aparta.

- Acabo de vomitar. No te voy a besar. ¡Ah! Y no vuelvas hacer lo de hoy, no me ha gustado nada.

La miro, me disculpo con la mirada, pero que no me vuelva a dejarme entrar en su culito me decepciona.

- No avisarme, no es normal en ti Ayden, lo hiciste a traición.

- Si te lo pedía dirías que no.

- Pues, te daré permiso más veces, si me lo pides.

- No dices que no te gustó.

- No me gustó que lo hicieras a traición, tu no eres así.

- Bebe, espero que te estés tapando los oídos. - Le hablo a su barriga.

- Mañana me hacen una analítica, pasa saber como va lo de mi enfermedad y voy a ver si Pedro me hace una ecografía, antes de que vayamos a Paris.

- No vamos a París, viene mi madre y Sophie.

Su ojos sonríen, sé que no quería ir, y que no me lo decía por todo lo que he hecho por ella, que para mí no es nada.

- Si no hubiera vomitado te besaría, pero mejor evitarlo porque me acabas de poner mucho con lo que me acabas de decir y ya sabes...

Sale del baño, sonriendo y yo admiro su culo, como camina y lo guapa que es.

Unos días después llega mi madre, prefiere quedarse en el hotel, pero Sophie se queda en casa, le hemos insistido a mi madre pero se niega.

- Le caigo mal a tu madre por eso no se queda en casa.

- No pienses así, ella siempre ha sido así.

- Mi madre tiene un amigo aquí en Madrid por eso prefiere quedarse en el hotel. - suelta Sophie.

Esa tarde recibo una llamada de Pedro.

- Ayden, tenemos que hablar, la enfermedad de Patri ha vuelto, supongo que ya te lo ha dicho.

- ¿Como?

Report
Share
Comments
|
Setting
Background
Font
18
Nunito
Merriweather
Libre Baskerville
Gentium Book Basic
Roboto
Rubik
Nunito
Page with
1000
Line-Height